¿Cuánto cuesta una traducción?

cuanto cuesta una traduccion

Una de las primeras preguntas que nos hacemos como clientes a la hora de encargar una traducción es cuánto me va a costar. Si nos ponemos a navegar por Internet y pedimos presupuestos nos daremos cuenta de que existen precios muy diferentes para un mismo trabajo. En un primer momento podríamos decantarnos por elegir la empresa que nos resulte más económica, puesto que al fin y al cabo el trabajo va a ser el mismo y lo que queremos es nuestro texto traducido. Pero nada más lejos de la realidad. Como todo en esta vida, tan unida a la ley de la oferta y la demanda, la calidad de un producto y su precio están íntimamente relacionados.

A veces no es evidente que, como cliente, no sólo busco un resultado final (que para mí es mi texto traducido). También es necesario exigir un buen servicio desde el momento cero en el que me pongo en contacto con una empresa de traducción y les pido un presupuesto, hasta el último instante en el que recibo mi producto y compruebo que está perfecto.

Las diferencias a este respecto pueden ser muy notables. En el precio va incluido no sólo mi texto, sino otro tipo de servicios. Vamos a verlos.

  • La accesibilidad de la empresa

En general, hace referencia a conceptos que determinan si es fácil comunicarse con ellos. Normalmente tienen una página web donde conocerlos y saber cómo trabajan, y es recomendable leer detenidamente todos estos datos. Además, deben tener un horario de atención al cliente que me convenga para poder trabajar con ellos. No solamente debemos poder comunicarnos con ellos por correo electrónico, sino también disponer de teléfonos de contacto en los que nos atiendan adecuadamente. Merece la pena ver el precio de una traducción considerando lo fácil o difícil que será comunicarse con ellos. Esto nos ahorrará muchos disgustos.

  • El tiempo de respuesta

Lo primero que haremos será pedir un presupuesto del trabajo que queremos encargar. Es importante contar con una empresa que tenga la capacidad enviarnos un presupuesto rápidamente. Lo contrario podría retrasar nuestro propio trabajo. Debemos estar al tanto de estas demoras, puesto que si tardan demasiado puede ser por falta de interés o por sobrecarga de trabajo, y ninguna de esas dos cosas nos interesan.

  • La experiencia que la avala y la confidencialidad

Sería estupendo poder contar con opiniones fehacientes de cómo funciona la empresa de traducciones que estamos dispuestos a contratar, pero muchas veces no es fácil encontrar información o lo que encontramos no es muy revelador. En este caso lo mejor es llamarles y preguntarles. Establecer esta primera toma de contacto puede ofrecerte los datos que necesitas para decidirte. Una empresa con buenos profesionales, con años de experiencia a sus espaldas, que traten tus documentos sensibles con la máxima confidencialidad te ofrecerá un resultado final excelente, y el precio tendrá que ser considerado en consecuencia.

  • Las características propias del texto que quiero traducir

El precio va a variar en función de su tamaño en palabras, la complejidad y de la cantidad de idiomas simultáneos a los que los quiera traducir, puesto que evidentemente el profesional o los profesionales implicados en este encargo tendrán que destinar más horas al trabajo.

  • El tiempo que tardan en entregarme mi pedido

Es importante preguntar esto, por supuesto. No es lo mismo disponer de unas semanas para conseguir la traducción, que necesitarla con urgencia. Sin embargo, ojo con esto. Las buenas traducciones, como todo en la vida, requieren su tiempo. Es un trabajo de detalle y a conciencia, por lo que hay que huir de las empresas que te prometen tiempos demasiado cortos, pues puede ser que la calidad del texto final no sea la que necesitas. También es importante que en función del volumen de trabajo que encarguemos a la empresa de traducciones, seamos conscientes de la envergadura del proyecto y seamos consecuentes con ello en relación al tiempo.

 

Todo esto de lo que llevamos un rato hablando se puede resumir en un único concepto: la calidad del producto final y del servicio. A mayor calidad, mayor coste. Un producto final perfecto y un servicio impecable implica una buena atención al cliente, unos buenos tiempos de respuesta, un presupuesto pormenorizado, unos profesionales experimentados que saben lo que hacen y que lo hacen con todo el cuidado y la dedicación del mundo, y un tiempo de entrega razonable con unas garantías.

Así que ya sabéis, a la hora de contratar a una empresa la traducción de vuestros textos, sean del tipo que sean, tened en cuenta que todas estas cuestiones influyen directamente en el precio y podréis valorarlo y tomar, seguro, una buena decisión.

Muchos de vosotros es posible que tengáis la necesidad de traducir vuestra página web. Para los que tengáis una tienda online os recomendamos nuestro post Traducir una tienda online.
 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *