Las onomatopeyas en diferentes idiomas

onomatopeyas en diferentes idiomas

Una onomatopeya es la imitación lingüística de un sonido natural o cualquier otro acto acústico no discursivo. ¿Cómo muge una vaca?, ¿cómo suena un claxon?, ¿y un portazo? Lo que mucha gente no sabe o no se plantea es que existen onomatopeyas en todos los idiomas, y que lo normal es que difieran de uno a otro, muchas veces radicalmente, pues fonéticamente esos dos idiomas pueden estar muy separados. Posiblemente sea el japonés la lengua más rica en onomatopeyas, ya que están muy incorporadas al habla cotidiana y son empleadas para describir muchos sonidos o acciones habituales. Existen así, por ejemplo, alrededor de diecisiete onomatopeyas para describir el acto de caminar, ya sea para distinguir un gateo, un paso acelerado o caminar arrastrando los pies. El sonido es siempre el mismo, tan solo encontramos distintas interpretaciones en los idiomas.

Es importante señalar que las onomatopeyas son muy habituales no solamente en los cómics, sino en todo tipo de la literatura, y por tanto están sujetas a una traducción.

En el mundo animal, el sonido que emiten los perros varía mucho si el que lo imita habla español “guau guau”, catalán “bup bup” o euskera “zaunk”; en Japón se imitaría “wan wan” y “mung mung” sería su equivalente en Corea del Sur.

Si en territorio español se pregunta qué sonido emiten  los gallos, comentarán “kikiriki” en español, “cocorococ” o “quequerequec” en catalán y “dicekokoriko” en euskera. Curioso es el caso del gallo a nivel internacional, pues si ya encontrábamos diversidad entre las lenguas oficiales españolas, si decidimos ampliar nuestros horizontes podemos encontrarnos casos impresionantes. En Reino Unido, un gallo común se imitará con un “cockadoodledo”. En caso de encontrarnos en Taiwan, estas aves exclamarán “ko ko koi ko ko koi”, mientras que si preferimos aventurarnos en el mundo árabe, sus gallos sonarán a algo similar a “bak bakbvagiir.

Los pájaros cantan “tweet-tweet” en inglés (de ahí el nombre de Twitter), “pio-pio” en español, “piu piu” en catalán y  “txio txio”  en euskera. Es curioso probar a cambiar la configuración del idioma de la cuenta de Twitter y comprobar que podemos twittear en español, mandar un tuita en catalán y botóntxiokatu en euskera.

Los felinos también maúllan en distintos idiomas según su localización (al menos a ojos del idioma). Para los surcoreanos, los gatos hacen “yaow yaow”. En Taiwan “miou miou” y en japonés, “nyan nyan”.

Fuera del reino animal, las onomatopeyas que simulan ronquidos difieren también muchísimo de un idioma a otro. En inglés roncarán “zzzzzz”, en Coreano “de reu rung”, en búlgaro “hurrrr”, en japonés “gu gu” o en francés “ron pchi”.

A la hora de tocar un claxon, en castellano usamos el conocido “piiiii”, en inglés “honk”, “bi-biip” en búlgaro, en finlandés “toot toot”, y así un largo etcétera.

Los sonidos típicos al comer son también de lo más dispares. Un inglés imitaría “chomp”, un coreano “nyam”, un japonés “paku paku”, un francés “miam” y un alemán “mampf”.

Hay miles de ejemplos de esta variedad lingüística. Si estornudamos en España diremos “achís”, en inglaterra tienden más al “achoo”, los rusos “apchkhi” y los japoneses “hakushon”.

Dar un beso a alguien tiene un sonido también muy específico. En inglés suele representarse con “mwah”, en chino “boh”, en japonés “chu”, en francés “smack”, “chuac” en portugués y en estonio “mopsti”.

Si nos referimos a la onomatopeya que implica llorar, en español usamos “buá”, en inglés algo parecido, “wah”, y en finlandés “byääh”; pero en Francia se representa con “ouin” y en Japón con “shikushiku”.

Y ahora hay que ponerse en la piel del traductor que toma un texto con tantas onomatopeyas, como por ejemplo un cómic, y ha de traducirlo a varios idiomas. ¿Alguna vez os habíais planteado todo esto cuando veis una onomatopeya?

Al igual que las onomatopeyas, las frases hechas son una dificultad para el traductor. En el siguiente post Frases hechas: ¿cuál es su origen? os explicamos algunos ejemplos de frases hechas en castellano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *